La alergia al polen es una reacción exagerada del organismo ante estas partículas generadas por determinadas plantas y que llenan la atmósfera de ese polen, imperceptible para toda la población, menos para los alérgicos. Dentro de este grupo se encuentran las cupresáceas, las arizónicas, por ejemplo, y árboles como el pino, el olivo, el tilo, la acacia, etc. También se incluyen las hierbas que crecen en los márgenes de las carreteras.

 

  1. La manera más eficaz de evitar la alergia al polen es evitar los lugares que tengan mucha vegetación. Si vamos a ir de viaje, una alternativa es acudir a zonas de costa donde la humedad hace que los pólenes floten en menor medida en el aire.
  2. Es recomendable consultar diariamente las previsiones meteorológicas para reducir las salidas en los días más secos o cuando haga mucho viento. También puedes mirar el calendario polínico para estar al corriente de los mayores picos de concentración de polen.
  3. Ventilar poco tiempo el hogar es otro de los consejos que se mencionan en estos casos. Hay que tratar de no abrir las ventanas al atardecer y disponer de un humidificador, para impedir que el ambiente se reseque.
  4. Si viajas en coche, no debes abrir las ventanas durante el trayecto para impedir la entrada del polen. También puedes colocar filtros antipolen.
  5. Utiliza siempre gafas de sol al salir a la calle para evitar que el polen y otros alérgenos entren en contacto con los ojos. Además, no olvides en tu botiquín una solución oftálmica para el lavado ocular, para utilizar en caso de irritación, molestia o sequedad ocular ligera.
  6. Para controlar la congestión nasal y estornudos lleva siempre a mano pañuelos desechables. Si la mucosidad es intensa puedes hacer lavados nasales con suero fisiológico o agua ligeramente salada.
  7. Si quieres evitar que los granos de polen se queden pegados en las prendas e incluso en el cabello, una buena medida es cambiar y lavar tus prendas al volver a casa.
  8. La homeopatía, fitoterapia o los medicamentos tradicionales comos los antihistamínicos puede ayudar a equilibrar esta respuesta del organismo y sobrellevar mejor la temporada de alergias. Entre las principales ventajas de los medicamentos homeopáticos destacan su utilidad en el tratamiento preventivo y sintomático de la hipersensibilidad a los pólenes, rinitis alérgica, conjuntivitis alérgica y asma polínica, así como la ausencia de efectos adversos relevantes asociados a su toma, por lo que no provocan ni somnolencia ni repercuten en la capacidad de concentración. Estas características los convierten en un aliado para el cuidado de toda la familia.

 

Fuente: http://goo.gl/eqtVz3

woman suffering from pollen allergy
Alergia primaveral y sus efectos, estornudos, picor de ojos y congestión nasal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba